La artrodesis es un procedimiento quirúrgico de rescate que supone la inmovilización de una articulación en una posición fija. Se fijan los dos extremos óseos que confluyen en la articulación. La artrodesis de tobillo está indicada en pacientes con patología crónica de tobillo, con mucho dolor y limitación de la movilidad, en quienes otras opciones no terapéuticas no han tenido efecto.

Aunque el procedimiento parece limitante, la artrodesis fija la articulación afectada, evitando el movimiento de la misma y consiguiendo de este modo controlar el dolor que produce. Al preservar el rango de movilidad de otras articulaciones y eliminar el dolor, los pacientes recuperan tras la artrodesis una capacidad funcional que antes no tenían, a pesar de haber fijado dicha articulación.